errores comunes al emprender por primera vez

errores comunes al emprender por primera vez

En este articulo te contare una historia para analizar si estas cometiendo los errores más comunes al emprender por primera vez. Al comenzar un negocio debes tener en cuenta los siguientes puntos:

  • marco legal
  • registro de marca
  • registros sanitarios y gubernamentales
  • empaque
  • alianzas
  • protocolos con socios.

Desde mi experiencia, como mujer emprendedora, te ofrezco un contexto de las variables que debes tener en cuenta a la hora de emprender por primera vez, para que tu negocio fluya mejor.

¡Caso real, troquis!

En agosto del 2013, mi mejor amiga y yo tuvimos la súper idea de empezar a comercializar unos snacks muy ricos que proviene de su región natal. Como todo emprendimiento, nació de una idea de negocio.

Empezamos creando el nombre del producto, ya que el que tenía no le hacía honor a sus ingredientes saludables. Posteriormente, llamamos al dueño del producto original, y realizamos un acuerdo para vender al por mayor y por fin, nos dimos a la tarea de empezar “Troquis”, un snack salado a base de soya y linaza.

En este articulo te daremos los mejores tips con base a nuestra experiencia, para que comiences tu propio negocio y no cometas los mismos errores que nosotras a la hora de emprender..

Si vas a comercializar, asegúrate de tener un acuerdo legal

Antes de empezar a comercializar, te recomendamos hacer un acuerdo escrito o un marco legal que rija a ambas partes, tanto a ti como a tu proveedor. Este acuerdo debe tener un apartado de confidencialidad y así como los plazos acordados de entrega para la comercialización.

Cuando comenzamos, el acuerdo que realizamos con el dueño del producto fue solamente verbal. Iniciamos con un despacho de 6 pacas, y cada paca contenía 25 paquetes. Recibíamos el producto sin etiqueta, y con una grapadora manual, adheríamos las etiquetas a cada empaque. Mi amiga y yo nos distribuimos muy bien las funciones, ella se encargaba del mercado externo y yo llevaba las finanzas del negocio.

Ya no sólo vendíamos en la oficina, sino que también, mi amiga en sus funciones de mercadeo, comenzó a ofrecer el producto en mercados saludables. Vale la pena mencionar que, en esta época, a nivel nacional hubo un auge en el mercado saludable en nuestra ciudad, generando que obtuviéramos pedidos al por mayor y despachos en todo el país.

Debido a que nunca formalizamos por escrito un acuerdo con el dueño, no teníamos un documento legal donde se estableciera un acuerdo de maquila, zonas de comercialización entre nuestra marca y la suya y pre-avisos de cada parte en caso de querer dejar el acuerdo. Lo único que teníamos como prueba de nuestra relación de negocios eran los correos que enviábamos cada 15 días con el comprobante de facturas pagadas.

Moraleja #1: Por favor, por pequeño que sea tu negocio, siempre formaliza de manera escrita los acuerdos que hagas con tus proveedores, maquilladores, clientes o cualquier negociación asociado a tu producto y/o servicio.

Antes de escoger un nombre para tu negocio, verifica que esté disponible el registro de la marca

A los pocos meses de haber comenzado con nuestro negocio, debido al éxito que estábamos teniendo, quisimos formalizar la marca ante la cámara de comercio y nos dimos cuenta, hasta ese momento que la marca no se podía registrar ya que había nombres similares en el reporte: Chocotroquis, palitroques.

Ya era muy tarde, porque habíamos creado una imagen y un reconocimiento a partir de TROQUIS. Entonces decidimos cambiar el nombre hasta cuando fuéramos a hacer un cambio adicional, ¡El empaque!

Moraleja #2: No impulses el nombre de una marca sin al menos estar seguro de que puedes registrarla más adelante. Te recomendamos que conviertas tu producto en una marca registrada de manera inmediata, de verdad, el costo no es alto comparado con todos los problemas que puede causarte después no tenerla bajo tu dominio.

Ten control de la gestión de tus clientes, es tu activo más valioso

El inconveniente empezó a surgir cuando TROQUIS empezó a crecer a tal nivel, que no dábamos abasto para sellar con nuestra etiqueta el producto y por otro lado los costos dobles de transporte hacían que el producto se volviera menos competitivo (el traslado de la ciudad de origen a nuestra ciudad, y posteriormente desde nuestra ciudad hasta el lugar de despacho del pedido).

Por lo que el productor nos propuso sellar con nuestra etiqueta los empaques él mismo y enviar directamente el producto, desde la ciudad de origen a la ciudad del pedido, sin tener que pasar por la ciudad donde nosotros nos encontrábamos.

Nos pareció una excelente idea para reducir costos, sin embargo, no dimensionamos lo que significaba que ahora el productor iba a tener acceso a toda nuestra base de clientes: los datos de las tiendas, ciudad, dirección y teléfono. No llevábamos control de las etiquetas entregadas, simplemente el nos avisaba cuando el stock se iba acabando. Para ese entonces despachábamos al mes más de 5.000 paquetes a nivel nacional.

Así pasaron otros dos años, en este tiempo renovamos la etiqueta que seguía siendo adherida por nuestro proveedor. En este tiempo, logramos entrar al 80% de los mercados saludables del país. Este hecho nos impulso a realizar una oferta a nuestro proveedor para comprarle la formula del producto y con ello obtener la exclusividad de la marca, pero desafortunadamente no pudimos llegar a concretar un acuerdo mutuo debido al alto precio que demandaba.

Sin embargo, ocurrió lo inimaginable, fue en febrero del 2016 que nuestro productor nos comunicó que, si deseábamos continuar con la comercialización del producto, tendríamos que hacerlo bajo su marca o de lo contrario cortaría de manera inmediata el suministro del producto.

Con esto entendimos el poder que tiene una marca, porque el producto puede sustituirse, sin embargo, la marca es irremplazable. No podíamos creer que después de 3 años, no hubiéramos formalizado ningún contrato de confidencialidad y de relación comercial. Lamentábamos mucho el hecho de no haber escuchado a nuestro instinto y haber buscado un nuevo productor desde antes.

Cómo no aceptamos la propuesta de comercializar bajo su marca, inmediatamente nos dejó de distribuir mercancía. En ese momento se materializaron nuestros miedos: Nuestro productor tenía acceso a nuestra base de datos y contactó a todos nuestros clientes para ofrecerles su producto a un menor precio. Puedes imaginarte todo lo que sucedió después, consultamos con abogados, pero la relación comercial sólo por WhatsApp no justificaba que hubiera un contrato de permanencia por parte de nuestro proveedor.

Moraleja #3: A menos que tengas un contrato de confidencialidad o relación laboral, nunca delegues la gestión de tus clientes o bases de datos a terceros.

Incluye en tus costos fijos los gastos de registros sanitarios y de marca

Una vez terminado el suministro de producto por parte del productor inicial, nos dimos a la tarea de encontrar un nuevo proveedor quien nos hiciera una nueva formula con estándares 100% saludables, sin embargo, pasaron 3 meses para que pudieras encentrar un nuevo maquilador y hacer las pruebas necesarias a nuestro producto.

Tiempo suficiente para perder una buena parte del mercado.

Sin embargo, no todo fue malo, decidimos volver al mercado con un nuevo producto, con una nueva formula y marca registrada, así fue como nació TROQUINIs.

Al iniciar con el nuestro nuevo maquillador, nos dimos cuenta de que teníamos que asumir el costo del registro sanitario o INVIMA, el cual es de orden gubernamental y cuyo costo inicial aproximadamente es de 1.500 usd y tiene una renovación anual por 300 usd.

Este gasto, sumado al registro de la marca, no lo teníamos contemplado en los gastos del producto anterior, por lo que afectó nuestra ganancia, ya que no podíamos trasladar todo el costo al cliente, debido a que ya contábamos con más competencia en el mercado de snacks saludables salados, además de la marca del antiguo productor.

Moraleja #4: incluye un extra en el costo correspondiente a gastos gubernamentales, impuestos, registros de marca etc. que no afecten la rentabilidad de tu producto drásticamente.

No descuides la fidelización de tus clientes si realizas alianzas estratégicas

Aproximadamente 6 meses después de haber iniciado con la nueva marca TROQUInis, mi socia y yo decidimos separarnos, una decisión difícil pero nuestras prioridades divergían en objetivos diferentes.

Mi meta era seguir impulsando la marca, por la cual decidí asociarme con una alianza de productos saludable, donde buscábamos una sinergia en el costo de comercialización y distribución del producto. Delegué el contacto de mis clientes, la consecución de nuevos mercados y la realización de impulso mediante degustaciones a mi nueva alianza.

¿Cuál creen que fue el resultado de esta elección? ¡Sí, acertaron! El resultado fue una rotunda perdida de mercado y retraso en el crecimiento. Por tal motivo, a menos que la marca se encuentre ya posicionada en el mercado, no debes dejar esa tarea a manos de un tercero, debido a que nadie valora tanto la empresa como el mismo dueño.

Por las razones mencionadas anteriormente, después del transcurso de un año, decidimos contratar una persona especializada para el impulso, comercialización y distribución del producto lo que nos dio muy buen resultado. Por lo que recomiendo que la tarea de degustaciones, contacto con el cliente y encuestas de satisfacción deben seguirse realizando de la mano con el dueño.

Moraleja #5: No descuides la administración de la relación con tus clientes, son el activo más valioso que tienes.

Realiza protocolos formales si vas a asociarte con familiares y amigos

Otro aprendizaje que tuve con la nueva marca se dio a raíz de que decidí asociarme con mi pareja, derivado de terminar con la relación comercial con mi antigua socia.

Sin embargo, en este momento la marca, requería mucha inversión en tiempo y dinero: registro de marca, INVIMA, cambio de empaque, impulso del producto, visita constante a la maquila, y con la entrada de la nueva competencia no era posible medir el alcance que se volvería a tener de mercado, por lo que la rentabilidad estimada no era lo suficientemente atractiva para mi nuevo socio ni cualquiera.

En ese momento ya veía la marca como un hijo, lo cual tampoco era recomendable porque no me dejaba tomar decisiones con la cabeza fría. Al cabo de poco tiempo decidimos darle prioridad a la relación y terminar con la sociedad verbal que habíamos formado.

Moraleja #6: si te vas a asociar con familiares o amigos, realiza un protocolo formal de tiempo a dedicar, dinero a invertir y delegación de decisiones para que la relación no se vea afectada.

TROQUInis estuvo en el mercado hasta el 2019, fue un gran maestro de emprendimiento para todos, con las ganancias pudimos hacer un excelente viaje mi socia y yo para celebrar nuestros 30 años, y nos dejó un plante para que cada una iniciara un nuevo negocio.

Espero que esta experiencia que tuvimos con este producto te ayude a considerar varios puntos que se omiten en el inicio de una relación comercial, pero son de vital importancia a la hora de darle continuidad.

No dudes en contactarme si tienes alguna duda a contacto@nataliaopina.com

whatsapp: +57 3227865844

No Comments

Post A Comment